El gerente del SUMMA-112 de la Comunidad de Madrid, Pablo Busca, ha comparecido hoy en la Comisión de Investigación de Barajas y ha reconocido que se propusieron “varias medidas” para ayudar en el control del Covid en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas al Gobierno de España y “no tuvieron contestación”.

Durante su intervención, Busca ha explicado que desde el SUMMA-112 se hizo todo lo que estaba en su mano ofreciendo su ayuda al ministerio. “Si podíamos ayudar a hacer un mayor control de los pasajeros que entraban en Barajas, podría haber ayudado en las posteriores olas en Madrid”, ha afirmado.

El gerente ha desarrollado algunas de las medidas que propusieron al ministerio, como hacer test a vuelos concretos “o a colaborar con ellos en el mal llamado ojo clínico, aunque está demostrado que su utilidad fue escasa”. Asimismo, ha reconocido que insistieron en hacer un control exhaustivo en Barajas porque les parecía “un punto caliente” de entrada de Covid.

Por su parte, el portavoz adjunto del GPP, Pedro Muñoz Abrines, ha lamentado que el Gobierno de España no quisiera aceptar el ofrecimiento de la Comunidad de Madrid ya ha asegurado que el resultado fue “más contagios, más víctimas y más dolor”.

“CONTROL PRECARIO EN BARAJAS”

En la primera sesión de control de la Comisión de Investigación de Barajas, el Grupo Parlamentario Popular llamó a comparecer a la presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior, María del Mar Faraco Oñorbe, quien reconoció que al inicio de la pandemia “el control en el Aeropuerto de Barajas fue precario”. Asimismo, reconoció que en verano “hubiera sido bueno pedir PCR en Barajas, no solo en el aeropuerto de origen”.

Asimismo, reconoció que “los gestores actuaron tarde, se tenía que haber actuado antes” cuando el Centro de Control Europeo de Enfermedades otorgaba el 2 de marzo un escenario 1 a España, cuando en Italia ya se encontraba en escenario 2.

Twitter-logo  Logo-Facebook  logo-Instagram  Logo-YouTube