El diputado del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid, Eduardo Raboso, ha defendido este jueves en Pleno la postura popular de la Ley de Farmacia, la cual ha señalado que es una ley “necesaria” y “muy útil” por la “modernización de una norma obsoleta, como demostró la pandemia”.

“Esta ley es una norma necesaria”, ha defendido Raboso, quien ha explicado que “no hay ningún área de conocimiento humano que avance tan rápido como la sanidad”, pues es “sencillamente imposible seguir la evolución del conocimiento en sanidad, la cual conlleva de forma muy importante una evolución muy rápida en las terapéuticas y una parte de esa terapéutica va vinculada por la farmacología”.

Como ha explicado, la ley hasta ahora vigente “no era mala, era obsoleta y no atendía a muchas necesidades que habían quedado evidenciadas con el paso de los años debido a las características de los nuevos fármacos, nuevas terapias y a nuevos requerimientos sociales que quedaron evidenciados de una forma muy evidente durante la pandemia”, por lo que “procedía actualizar ese marco normativo”.

La Ley de Farmacia “no ha sido una norma bajo ningún concepto precipitada”, ha asegurado el diputado popular, quien ha comentado al resto de parlamentarios que “esta ley inicia su andadura hace cinco años” durante un debate en el Colegio de Farmacéuticos en el que participaron diputados socialistas, de Ciudadanos y, “por supuesto, del Partido Popular e, incluso, un representante de Vox”.

Este debate fue “el pistoletazo de salida para la actualización de este marco normativo”, que quedó “paralizado por ese extraño tiqui-taca político al que jugaba Ciudadanos por aquellos tiempos, por lo que la ley tuvo que aguardar mejores tiempos en un cajón hasta que la directora general, Elena Mantilla, se puso a actualizar el texto”, que pasó a la Asamblea y se decidió que “se debatía en ponencia”.

Así, la Ley de Farmacia “induce innovaciones en la oficina comunitaria que facilita y actualiza enormemente sus funciones e introduce, también, la posibilidad de que personas incapacitadas reciban medicación en sus domicilios, cosa que se necesitó dramáticamente durante la pandemia y que no solamente no estuvo disponible, sino que además le costó expedientes y sanciones”, ha dicho.

 

Twitter-logo  Logo-Facebook  logo-Instagram  Logo-YouTube