El diputado del Grupo Parlamentario Popular, Eduardo Raboso, ha defendido que “el cannabis es un problema muy grave de salud pública, una droga altamente tóxica y adictiva que produce graves secuelas” y que, por lo tanto, no el GPP no está dispuesto a apoyar “nada que tenga que ver con su regulación”.

Tal y como ha defendido durante el debate de una Proposición No de Ley (PNL) presentada por Más Madrid con el objetivo de instar a la regulación del cannabis, Raboso ha indicado que “el cannabis tiene un efecto francamente incapacitante, sobre todo para algunas actividades que requieren nuestra máxima atención” como la conducción. “De todos los accidentes de tráfico, en los que se dan personas fallecidas, el 58 por ciento de los implicados han dado positivo en cannabis”.

Además, ha comentado el también médico, “el cannabis presenta una serie de efectos a largo plazo”, como trastornos permanentes de memoria o de aprendizaje, lo que en los jóvenes provoca “la caída de los resultados académicos o fracaso escolar, especialmente en las clases más desfavorecidas por un bajo nivel higiénico sanitario”. Asimismo, su consumo insta a “trastornos emocionales, lesiones bronco pulmonares más intensas que las producidas por el tabaco, incluido cáncer de la vía aérea, arritmias cardíacas, psicosis o esquizofrenia”.

En resumen, “el cannabis es un problema muy grave de salud pública, una droga altamente tóxica y adictiva, una droga que produce graves secuelas en el sistema nervioso y que es un verdadero problema para todos”, ha indicado Raboso, que ha afeado que Más Madrid pretenda “legalizar el consumo en adultos porque disminuye el mercado negro”. En el momento en que el cannabis estuviera “en nuestras calles legalizado y al acceso solo de los adultos, evidentemente se facilitaría enormemente el acceso de los menores a esta droga, porque todo el mundo lo dice”, ha defendido.

Por otra parte, ha criticado que se pretenda vender la idea de “garantizar la salud pública vendiendo un producto con estándares de calidad, certificados”, algo que hace que el país se convierta en “competitivo” en ese mercado. “¿De verdad cree que la salud pública se garantiza vendiendo drogas de buena calidad?”, ha lanzado Raboso, quien ha indicado que “si se quiere resolver un problema de drogadicción en la sociedad” hay que apostar por “formación, información y educación, sobre todo en los más jóvenes”.

Twitter-logo  Logo-Facebook  logo-Instagram  Logo-YouTube